Correr y mis 727 atardeceres

731-atardeceres-1

Correr y mis 727 atardeceres

Desde que volví a Buenos Aires empecé a correr. Nunca se me había dado por ese deporte… ni por ninguno, en realidad. Pero puse un pie en Buenos Aires, y mi primera reacción fue… correr. Ya pasaron dos meses y al mirarlo para atrás le empiezo a encontrar todo un fondo simbólico a eso que se me dio de forma inconsciente.

Llegué, sin Lean, a vivir a la casa de mis padres, a mi antiguo cuarto y a una vida que se parecía demasiado a la que tenía antes de viajar. Sentí que me asfixiaba, en especial …

Correr y mis 727 atardeceres

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: